Un cuarto frío, también conocido como cámara frigorífica, es un almacén en el que se genera una temperatura artificial específica. Por lo que se utiliza en la conservación de productos como: frutas, verduras, mariscos, carnes o flores. Estos también son útiles para recibir materias primas que posteriormente serán distribuidas ya que alargan la vida del producto.

Gracias a la refrigeración los procesos químicos y biológicos de ralentizan lo que controla el deterioro y pérdida de calidad por días, en caso solo de enfriamiento y por semanas o meses si se trata de congelación. Es importante destacar que los productos deben almacenarse en un rango de temperaturas, en lugar de una sola.  

A través de los cuartos fríos, los productores, expendedores y empacadores evitan la pérdida de los comestibles y de las ganancias que se pueden obtener con ellos. Para que se lleve a cabo el proceso de refrigeración es importante contar con los siguientes equipos: evaporador, compresor, condensador y válvula de expansión. Así como con un cuarto con las dimensiones adecuadas y un espesor de los muros de acuerdo con la temperatura que se desee obtener.

¿Quieres saber más del tema? En SEESMA somos expertos en la instalación de cuartos fríos. ¡Llámanos!

Con información de Froztec y Unifrío S.A. de C.V.